España

Tarjetas de Crédito, Débito y Prepago

Entidades financieras españolas trabajan en las últimos detalles para crear una nueva tarjeta con su marca La nueva tarjeta que se lanzará al mercado será un proyecto de prácticamente toda la banca del país europeo, en el que participan casi todas las entidades financieras que operan en España en banca comercial.

La iniciativa ha sido posible gracias al visto bueno de la CNMC otorgado en el primer trimestre de 2018 y que iniciara la fusión de ServiRed, 4B y EURO 6000, los tres sistemas de medios de pago basados en tarjetas existentes en el mercado español hasta el momento. En conjunto entre los tres sistemas suman un total de más de 78 millones de tarjetas, una red de 5000 ATMs, y un volumen de 5.000 millones de operaciones por 300.000 millones de euros anuales.

De esta forma se crea un nuevo sistema doméstico unificado de medios de pago que ofrecerá nuevas soluciones propias para titulares de tarjetas, comercios y entidades financieras. La nueva entidad dispondrá de productos de pago propios que contribuirán a una mayor competitividad según indican las entidades. Asimismo los bancos destacan que esta operación responde a la necesidad de aunar esfuerzos para que España cuente con un esquema doméstico unificado de medios de pago, tal y como ocurre en la mayoría de los países europeos.

De esta manera, Sistema de tarjetas y medios de pago S.A., contará con soluciones técnicas y productos de pago propios que permitirán emitir y aceptar pagos bajo la nueva marca, así como también diseñar, desarrollar y ofrecer nuevos servicios a titulares de tarjetas, comercios y entidades financieras de una forma rápida y eficaz.

Fuente: Investigación del Mercado de Tarjetas de Crédito y Débito en España 2019


En cierta medida la banca española dejará de depender de las compañías estadounidenses Visa y Mastercard, lo que supondrá al sector un ahorro en comisiones estimado en varios cientos de millones de euros. Aunque para operar fuera de España la nueva marca deberá aliarse con las dos empresas norteamericanas, cuyos sistemas técnicos están homologados en todo el mundo.

Asimismo, esta tarjeta necesitaba unos estándares técnicos definidos que la hiciesen operativa en todo el mundo y compatible con todos los cajeros automáticos o diferentes terminales de pago, o incluso en los pagos online, razón por la que ha tenido que desarrollar esta nueva tecnología y pasar por una serie de pruebas que demostrara esa compatibilidad.