Cajeros Automáticos en Argentina

Desembarcan en el negocio local jugadores especializados en ATMs no bancarios

En el país actualmente comercios y redes de empresas de cobranzas ofrecen la posibilidad de realizar distintos tipos de operaciones a un estimado de más de 2 millones de personas que recurrementemente optan por ellas antes que concurrir a la red de sucursales bancarias tradicionales. Paralelamente en el último tiempo se han sumado casi 12.000 puntos (tiendas retail, farmacias, etc) en los cuales el cliente puede extraer dinero en efectivo cuando realiza una compra. En este contexto, desembarcan ahora en el negocio local jugadores especializados en proveer ATMs no bancarios.



Fuente: Estudio del Mercado de terminales ATM en América Latina 2019


La Argentina se encuentra relativamente rezagada respecto de otros de los 18 mercados regionales en términos de su red de ATM, corresponsales y puntos en los cuales tanto un cliente bancarizado como no-bancarizado pueda efectuar operaciones transaccionales básicas. Pero esta situación podría alterarse en el corto plazo si la apuesta de estas empresas especializadas en el negocio de terminales extra-bancarias resulta favorable.

Desde el sector la visión imperante es que lo más probable es que los operadores no-bancarios la suerte les sonría a mediano plazo. Estas entidades brindan los ATM, los instalan, los cargan mediante su propia logística y gestionan el mantenimiento y sus socios/inversores (retailers, farmacias, shoppings o incluso entidades financieras y bancarias) proveen los fondos iniciales para luego recuperarlos mediante los fees de operación de dichas terminales.

Un jugador que apuesta al desembarco local es Odyssey Group. La llegada de esta empresa a la Argentina y la incorporación de las terminales extrabancarias surgen a partir de las normativas del Banco Central, por las que se desreguló la actividad de los cajeros automáticos. Asimismo, a fines del 2018 el BCRA impulsó las corresponsalías bancarias que permiten que los bancos puedan ofrecer la mayoría de sus servicios en espacios comerciales como estaciones de servicio, supermercados, farmacias o el correo estatal, lo cual ya no se limita a la mera extracción de dinero. Uno de los objetivos de esta normativa es favorecer a quienes viven lejos de sucursales bancarias, situación que afecta a una gran proporción de la población incluso en las provincias con densidad más elevada.



Fuente: Estudio del Bancarización y Acceso a Servicios Financieros por Localidad en Argentina



Respecto del funcionamiento del modelo modelo de ATMs no bancarios, Odyssey Group indica que por ejempo quién retira dinero del cajero automático, paga una tasa de extracción de US$ 3 promedio. El 30% de esa tarifa pertenece al lugar donde se encuentra el cajero (un supermercado, una estación de servicio o un local, por ejemplo) y de los US$ 2 restantes, US$ 0,50 centavos corresponden al mantenimiento, al pago de dinero, al servicio y al prorrateo del seguro. El beneficio restante es parte de la rentabilidad del inversor. Según la entidad, en promedio, un cajero de bajo rendimiento se extiende entre US$ 1 y US$ 1,25 de rentabilidad por retiro, mientras que un cajero con buen rendimiento genera alrededor de US$ 1,50.

Prácticamente todas las encuestas sobre potenciales clientes muestran que uno de los principales reclamos o puntos de insatisfacción con los bancos radican en la falta de sucursales o ATMs en la localidad, la limitación en la calidad u horarios de atención y los largos tiempos de espera promedio. Esto es positivo desde el punto de vista de el potencial para el modelo de ATMs no bancarios. Como contrapartida, existen importantes desafíos en términos de logística y operación que deberían ser adecuadamente abordados para lograr escala.

Investigaciones de Mercado

Tienda Online

¿Qué desea analizar?

Contacto