Adopción de servicios bancarios y financieros en empresas de América Latina

Enero 2018

Las pequeñas y medianas empresas son esenciales para el crecimiento económico, y representan más del 95 por ciento del total de las empresas de América Latina y proporcionan más del 50 por ciento de todos los puestos de trabajo de la región. Sin embargo, una proporción importante de micro, pequeñas y medianas empresas o bien no utilizan servicios bancarios o no tienen acceso a la financiación necesaria para invertir y expandir sus negocios.


El segmento de empresas PYME mantiene en los diferentes países de Latinoamérica una proporción importante de entidades desatendidas o sub-atendidas por las entidades bancarias y/o financieras. Asimismo, los resultados de la última investigación de BSLatAm en la que se releva que proporción de empresas según su cantidad de empleados y según su nivel de facturación anual utiliza servicios bancarios o tiene acceso a financiamiento, muestran una muy fuerte disparidad entre los ratios de adopción de cada país.

Sin embargo, se confirma en todos los mercados relevados que en norma general a mayor tamaño de empresa, mayor la propensión a que en los últimos 12 meses haya utilizado servicios bancarios, aunque en algunos países el diferencial entre la tasa promedio de bancarización de las empresas grandes frente a la tasa promedio de PyMEs es mucho más amplia que en otros.


El nivel de bancarización de las empresas de Latinoamérica muestra entonces que el acceso a la financiación sigue siendo una de las limitaciones más importantes para el crecimiento, la productividad e incluso la supervivencia (principalmente de las Pequeñas y Medianas empresas).

Entre algunos de los factores que atentan contra una mayor adopción de servicios bancarios en empresas hay que destacar que las entidades bancarias cuentan con poca o nula información que requieren para evaluar su solvencia crediticia, historial o perspectivas de negocio.

Las PyMEs de la región en muchos casos carecen de documentación financiera, planes de negocios, estructuras de garantías o sistemas de información de gestión adecuados. Este y otros factores hacen que las PYMES sean consideradas como clientes de alto riesgo, y aunque los bancos tienen identificado el potencial del segmento, por requerimientos internos o regulatorios se ven inclinados a atender a empresas más grandes.




Investigaciones de Mercado


Rankings y análisis de competencia